Salud mental en CRISIS

Hace unos días celebramos el día mundial de la salud mental, y este año la Organización Mundial de la Salud (OMS), decidió destinarlo a la prevención del suicidio. La dura realidad nos dice que cada 40 segundos se suicida una persona en el mundo, y es la segunda causa de muerte entre nuestros jóvenes de 15 a 29 años. En Chile, según la encuesta nacional de salud (2016/2017), 1.800 personas se suicidan anualmente, y más de 220 mil chilenos sobre los 18 años han planificado su suicidio, mientras más de 100 mil reconoce que ha intentado quitarse la vida.

Este año la invitación es a actuar, a no quedarnos impávidos frente a la crisis de salud mental que vive nuestra población, hoy el lema es “40 segundos para actuar”.

anx-dep-pain-1500x632

Escuchar relatos de pacientes jóvenes, se hace desgarrador: “No le tengo miedo a la muerte”, “preferiría morir que seguir viviendo”, “me siento solo en un mundo que no me entiende” “nadie sabe, porque pensarían que estoy haciendo “show”” “he pensado en como hacerlo, probablemente con las pastillas que tiene mi mamá en su closet” “la semana pasada intente ahogarme en la tina, ya no quería más” “no puedo seguir, estoy agotada y la mejor salida es la muerte”. Esta son solo algunas frases que he escuchado en la consulta a lo largo de los años. Cada vez más comunes, cada vez más seguido. Frases demoledoras, que cuando llegan a uno, no queda más que actuar y activar una red de apoyo que se encargue de cuidar y acompañar en cada momento a estos jóvenes, del riesgo más latente: el suicidio.

suicidio2_473_945_c

Hoy tenemos dos tareas, la primera y vital, para poder prevenir un suicidio pasa en principio por poder detectar el estado emocional del otro, para así poder ayudarlo y que logre recibir la ayuda que necesita. Para esto debemos soltar el miedo a preguntar. ¿Cómo lo estás pasando?, te noto triste ¿cómo te sientes en tu vida? ¿Qué tan grande es esa pena? ¿en este dolor has pensado hacerte daño? ¿has pensado cómo hacerlo? Muchas veces uno piensa que por hacer estás preguntas, le estaremos dando la idea al otro de que cometa un gran error. Pero la realidad es que si estamos conectados con su emocionalidad, y lo hemos visto más decaído, triste, aislado, sensible, irritable, sin dormir o sin hambre, sin ganas de hacer las cosas que le gustaban, más callado de lo normal o alejado de los que lo quieren, probablemente esa persona, ya habrá pensado en la muerte como una “solución” a su sufrimiento. Entonces lo primero es conectar con el otro, no tener nunca miedo a preguntar y tampoco miedo a esa respuesta, porque si ésta existe siempre será una oportunidad única para poder ayudar o quizás salvar a otro de su tristeza y desesperanza.

suicidio.jpg

Lo segundo y vital, es poder enfocarnos en que necesitamos hacer para mejorar nuestro bienestar emocional. Si logramos enfocarnos en estar mejor, más sanos y vivir de manera más equilibrada podremos bajar las cifras de depresión, ansiedad y trastornos mentales, así como también las de suicidio. Además de pesquisar un suicidio o los trastornos mentales, necesitamos comenzar a poner el foco en generar nuevas conductas o políticas públicas orientadas a aumentar el bienestar emocional, generando cambios más profundos que nos ayuden a no llegar donde estamos hoy, que nos apoyen para retroceder en enfermedades y avanzar en sanidad mental y bienestar emocional ¿Qué podemos hacer para esto? ¿Qué necesitamos mirar para poder comenzar a tener vidas más sanas y centradas en mantener nuestro equilibrio emocional? ¿Cómo ayudamos al otro a estar mejor y más sano?.

La realidad es que nuestra primera tarea como sociedad es acompañarnos y convivir en una comunidad donde te sientes aceptado, querido y respetado. No solo necesitamos aprender a pedir ayuda, sino también a recibirla y darla, estando abiertos al sufrimiento del otro: sin juicios. Sin duda hoy necesitamos prevenir y para eso tenemos que comenzar por cambiar en lo profundo como sociedad, mirar y reflexionar donde estamos poniendo el foco de nuestras vidas y como estamos conviviendo con el otro que me rodea.

manos1

¿Cómo nutrimos nuestro bienestar emocional y el del que me acompaña? Conectémonos más con lo que nos hace felices y hagámoslo más. Miremos nuestras necesidades, y regalémonos tiempo, ayudándonos a florecer entre nosotros mismos. Dejemos de quejarnos, aprendiendo a pedir más al otro y esperar menos en silencio. Tengamos compasión con quien sufre, pero sobretodo con nosotros mismos, siendo capaces de abrazar nuestros sufrimientos, mostrando nuestra vulnerabilidad y pidiendo ayuda cuando se hace necesario. Respetemos al otro en sus diferencias, en sus miradas y en sus valores, dejemos de juzgar o criticar al que es distinto a mí, al fin y al cabo, somos todos únicos e irrepetibles y eso nos hace incomparables. Dejemos de competir y construyamos equipos: en nuestra familia, en nuestros trabajos o colegios. Aprendamos a agradecer, cada día más, por cada pequeño regalo que te da la vida y finalmente riámonos, de nosotros mismos, de nuestros errores, del mundo: el humor sana. La compasión sana, el amor y la compañía sanan… a una sociedad que está cada vez más enferma.

Solo espero que podamos generar cada vez más consciencia de que necesitamos hacer algo por cambiar las cifras de suicidio, depresión y trastornos mentales, que no se quede solo en un día de conmemoración.  Necesitamos trabajar por nuestro bienestar y el del otro, debemos acompañar al otro en su dolor y aprender a pedir ayuda cuando siento el mío. Eso solo lo lograremos si tenemos conciencia de lo que está pasando conmigo, contigo y con el mundo.

salud-mental-crisis-cataluna-644x362

No nos quedemos de brazos cruzados, dejemos de solo alarmarnos con números que juegan en nuestra contra y empecemos a hacer algo distinto para cambiarlos. Hoy decides tú qué puedes hacer por aportar un granito de arena a esta crisis de salud mental en la que estamos insertos. Lo bueno se contagia y la luz hace florecer… intentemos florecer todos juntos… tenemos “40 segundos para actuar”.

María José Lacámara

@joselacamarapsicologa

joselacamara@gmail.com

4 comentarios en “Salud mental en CRISIS

  1. guillermolamper dijo:

    ¡Excelente! Vivimos en una sociedad que es extremadamente hostil e intolerante hacia aquellos que padecen una enfermedad mental, me incluyo, ya que sufro de altos niveles de depresión y de ansiedad, algo que es bastante duro y cruel, y considero que se debe expandir y dar a conocer mucho mas la reflexión y concientizacion sobre el tema de las enfermedades mentales, aquellos que la padecen y el suicidio.

    Me gusta

  2. Pia dijo:

    Hoy y en esta sociedad que arrasa, creo que muchos sin saber tenemos algún grado de inestabilidad emocional y podemos caer en una depresión. Creo abiertamente que debemos trabajar sin cansacio la Empatía, escuchar más que hablar y entender las señales que el otro te está mostrando, dejar a un lado el YO y mirar más allá de nosotros.

    Me gusta

    • Jose Lacamara dijo:

      Absolutamente!!! Sin cansancio la empatía!! Ahora que ese dejar de lado el YO no sea olvidarse, porque solo si uno está bien tiene la capacidad de mirar más allá de uno. Cuidarse a uno te permite finalmente cuidar del otro. Besotes y gracias por las reflexiones!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s