Diciembre: Intentando Equilibrar el Fin de Año

Muchas personas me han preguntado por la columna de noviembre y otros quizás, en la vorágine de este tiempo, no se dieron cuenta. Resultó que algo que me llena de sentido y es definitivamente terapéutico, en algún momento se transformó en una cosa más de una lista interminable de asuntos que tengo que hacer. Sin darme cuenta, en un abrir y cerrar de ojos, escribir esta columna perdió todo sentido y pasó a formar parte de lo que me agotaba.

Es que vivimos en un mundo que gira tan rápido que poco nos detenemos a extrañar o pensar en eso que nos gusta, nos hace sentido, que nos llena el alma y nos conecta con nuestro bienestar. Incluso podemos dejar de hacer algo que nos moviliza, sólo por el hecho de sentirlo como parte de esa agobiante “lista de tareas por hacer”. Vivimos tan atiborrados de quehaceres, compromisos, imprevistos, proyectos y pendientes, que a ratos pareciera ser que siempre le debemos algo a alguien o que algo se nos quedó en el tintero. Que poco nos conectamos con que finalmente nos vamos situando a nosotros mismos en la lista de espera, olvidando todas nuestras necesidades, dejando de escuchar nuestros quieros y, finalmente, poniendo nuestro bienestar y equilibrio en peligro.

calendario-diciembre-2015-descargable-ilustraideas

Escribo esto porque empieza fin de año y pareciera que a los días le faltaran horas y a las semanas días. Todos tenemos la necesidad de vernos y conectar con aquellos que perdimos contacto en el transcurso del año. Personas que queremos enormemente, pero que la vida se los ha ido tragando, al igual que a nosotros. Además de esto, vienen miles y miles de cierres, nuestros niños salen del colegio, en nuestros trabajos comienzan las evaluaciones, todos quieren juntarse, aparecen los paseos de curso, las primeras comuniones, graduaciones, bautizos, matrimonios, amigos secretos, happy hours, navidades y los cumpleaños de a todos esos pobres que les tocó nacer en este sobrevendido diciembre.

Mientras todo esto ocurre, empezamos a sentir una sensación de “que rico el reencuentro, regalarse, quererse. ¡¡Pero que cansador a la vez!! Estoy colapsada con tanto“. ¿Cómo logramos equilibrar y disfrutar finalmente todo lo que fin de año implica?.

Sin duda, en esta locura olvidamos nuestra esencia, equilibrio y qué es lo que realmente queremos y necesitamos. Se nos hace imposible mirar esas agendas y ver realmente qué es lo que quiero y que aporta a mi bienestar.

comida-amigos_tinima20150126_0435_3

Hace un mes y medio, yo puse todo en pausa. Necesité parar: no más columnas, no más redes sociales, no tomar más pacientes, ¡¡no más charlas o programas… apliqué un freno total!! Porque mi cuerpo y mi mente me estaban diciendo: ¡PARA!, ¡ESCÚCHATE!. Por un minuto decidí conectarme con lo que realmente necesitaba y me hacía sentido: yo misma. Por primera vez no me rechacé y el resultado fue increíble, porque en esta oportunidad lo hice sin culpa, sabiendo y teniendo la certeza de que era lo que necesitaba para estar mejor conmigo y -de pasada- con el mundo.

Logré parar y poner todo en perspectiva… ¿qué quería hacer?, ¿cuáles eran mis intransables?, ¿qué de todo lo que estaba haciendo me cuidaba?, ¿qué me hacía bien y me ayudaba a sostener todas esas actividades diarias? Siempre he pensado que si no somos capaces de cuidarnos a nosotros mismos, no habrá ninguna posibilidad de poder cuidar a otro. Finalmente, con tanta lista de pendientes y agendas repletas: ¿podemos realmente estar con el otro? ¿cuidarlo, quererlo y conectarnos? La respuesta es NO y absolutamente NO. Si uno no está en equilibrio, pasa a ser no sólo una mamá rabiosa, sino una profesional, pareja y amiga cansada.

psicologia-positiva-1080x675

Entonces comencé a hacer eso que me hacía sentido, ya no iba al happy hour de mamás del curso porque era una de las cosas que estaban en mi agenda, sino que antes podía detenerme y pensar ¿quiero? ¿tengo ganas?. Y entonces la decisión de “querer ir” hacía que la vivencia del happy hour se transformara en algo totalmente distinto, en una actividad donde quería estar y no donde debía estar. Muchas veces o más bien la mayoría, no nos damos cuenta cómo al poner el deber como lo central, vamos transformando nuestras vivencias en algo sin goce y desprovisto de sentido. Cuándo logramos escuchar los “quiero” conectamos automaticamente con el disfrute, y el goce de estar ahí, solo desde esa vivencia logramos conectar y estar con el otro.

El desafío para mí es poder sostener aquello que descubrí. Sin duda en mi vida, vivo intentando sostener un equilibrio: “no tomes tantos pacientes” “descansa” “pilates es intransable” “escribe que te hace bien” “elige donde quieres estar” “lee más”….. ufff! son miles de frases que empiezo a repetirme. Es una lucha diaria, aprender a leerme y conectarme con lo que necesito en cada etapa del año. Lo ideal siempre, es no llegar a tener síntomas o enfermarnos, para darnos cuenta que debemos parar y finalmente escuchar lo que nuestra mente y cuerpo están pidiendo: Cuídate por sobretodo, pide ayuda cuándo la necesitas, delega y escucha tus quiero. Hace eso que tengas que hacer con un sentido que le dé fuerza y no te desgaste.

5946fb5650a477f8ae90897e370b2974

En diciembre mi agenda colapsa y seguro que la de ustedes también. Aprendamos a decidir dónde tenemos ganas de estar, no transemos nuestros intransables y aprendamos a mirarnos en lo que necesitamos. Solo así, podremos hacer que este mes deje de ser ambivalente y logre transformarse en uno de cierres con sentido, de encuentros con disfrute, de conexiones con tiempo, de fiestas saboreadas y bailadas… finalmente llenar este tiempo de encuentros de amor. Regalemos tiempo, disfrute, conexión emocional, y, por sobretodo nunca pero nunca olvidemos de regalarnos eso a nosotros mismos. Porque cuando lo hacemos, paralelamente también lo estamos haciendo para el otro. Cuido al otro, cuando me cuido a mí mismo.

na_praia

Aprendamos a detenernos aún en épocas de locura, dejemos de decir que estamos colapsados y hagamos algo por eso. Paremos de quejarnos y comencemos a pedir y hacer algo por eso que necesitamos. Hagamos de este diciembre, un diciembre diferente… por cuanto, definitivamente es y será el mejor regalo para nosotros mismos y para todos los que nos rodean.

María José Lacámara

joselacamara@gmail.com

6 comentarios en “Diciembre: Intentando Equilibrar el Fin de Año

  1. Daniela Fabbri dijo:

    Hola!!! Me acaba de enviar este artículo una amiga y te quiero agradecer porque todo lo que escribes me llega al alma!!! no sólo en esta época, sino que en el día a día que vivo intensamente… mil gracias!!

    Me gusta

    • Jose Lacamara dijo:

      Daniela!! Que linda!! Miles de gracias!!! Me motiva a seguir escribiendo!! Sólo pensar que aportó desde aquí me llena el alma!!. Gracias y más gracias por tomarte un minuto y escribirme!! En esta vida que efectivamente vivimos a mil!!. Así que mil Graciasss a tiiii!!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s