Tecnología: No los dejemos solos…

Estas últimas semanas hemos escuchado hablar mucho del cyberbullying y de cómo enfrentarlo. La realidad nos muestra que a los 10 años, ya la mayoría de los niños tiene celular, es decir, a esa edad ya aprenden a relacionarse entre sí a través de las pantallas. Comienzan a hablar por medio de WhatsApp, enviar imágenes, crear cuentas en Instagram y Snapchat, comenzando a compartir todo su mundo desde ahí. ¿Creemos realmente que a los 10 años de edad, un niño tiene el criterio para poder relacionarse de esta manera? He escuchado a hablar a innumerables pacientes de cómo esta forma de relacionarse los daña, algunos buscan aplicaciones donde compran likes; otros se han tomado fotos inadecuadas que han compartido con una amiga, pero que lamentablemente a llegado a infinitos ojos; unos han preguntado por medio de aplicaciones como “Crush” “¿qué opinan de ellos?”, recibiendo respuestas que son anónimas, duras y descriteriadas; algunos han aceptado a gente que no conocen en sus redes, tornándose esto un riesgo; miles han sufrido más de un comentario desagradable por WhatsApp y varios más han sido excluidos aislándolos explícitamente de los “grupos de amigos”. Definitivamente, se exponen y se van haciendo cada vez más vulnerables.

celular2

Siempre me he preguntado ¿cuántos de esos papás que entregaron celular a sus hijos hacen el trabajo de acompañarlos en su uso? ¿cuántos norman su uso diario y hablan de aquello que pasa todos los días en las redes sociales?. Probablemente existen, pero son pocos. Los abandonamos en un mundo virtual que posee muchos más riesgos de los que imaginamos. La verdad es que nosotros no conocimos esta manera de comunicarnos y formar lazos, por lo que la entendemos poco. Nosotros nos criamos en un mundo donde había que llamar a los amigos y hablar con la mamá antes de hablar con él. En esos tiempos sí existía el bullying escolar, pero solo se quedaba en las cuatro paredes del curso. Hoy nuestros jóvenes están expuestos a mundo virtual donde todo es compartido y visto, en el que el impacto de algo que dije o hice mal puede llegar a miles con un solo pantallazo y un “enviar”. Nuestros jóvenes viven presos del miedo a hacerlo mal, a no caer bien, a no poner la foto correcta, a parecer lo que no son, etc. Ellos viven con miedo, porque co-existen en un mundo mucho más vulnerable y que los pone en riesgo en todo momento. Viven exponiendo su mundo a miles y miles (a veces) de desconocidos. ¿Se harán la pregunta cada vez que suben algo personal de a cuanta gente le estará llegando?. Es vital poder mostrarles el riesgo de la exposición, y que sean capaces de autorregularse en lo que muestran de sus vidas.

Yo les pregunto a ustedes como papás… ¿le regalarían un auto 0 kilometro a su hijo de 10 años? ¿regalarían un auto sin que supieran manejar esperando que no choquen a la vuelta de la esquina?…probablemente la respuesta es: “NO!!!” “ESTÁS LOCA!!” “Nunca regalaría un auto si no saben manejar, menos a los 10 años, no corresponde”. Y entonces ¿por qué los dejamos solos en el mundo de la tecnología si es lo mismo que entregarles un auto que no saben manejar? Es exactamente el mismo riesgo, o peor aún. Al parecer, no nos damos cuenta de esto… ni siquiera lo dimensionamos.

IMG-20180615-WA0022

Está comprobado, que el daño que se puede causar a nivel psicológico a través del mundo virtual es grave. Estamos rodeados de jóvenes inseguros frente a la mirada y evaluación del otro, porque tienen la certeza de que ese juicio no tiene filtro, no incluye como se siente ese otro que lo recibe. Lo que se dice y hace a través de la tecnología no se hace o dice en la realidad. Al no ver caras, menos opciones tenemos de ver corazones, y en ese sentido, el ponerse en el lugar del otro, no es algo que pueda pensar o imaginar, cuando digo algo a través de una pantalla. Nuestros jóvenes no logran dimensionar que aquello que se dice o hace en ese mundo virtual es también parte del mundo real, y todo lo que yo haga ahí tiene un impacto gigante en el otro, siempre hay que decirles “lo que no seas capaz de decir frente a los ojos, no lo digas por redes sociales”. No hay dimensión del impacto, porque lamentablemente no ven la reacción del otro y si yo no veo su cara cuando digo algo, pierdo toda mi capacidad de poder leer el cómo aquello que dije o hice llegó a su corazón. El lenguaje no verbal muchas veces nos entrega más información para ser empáticos que el lenguaje verbal y, lamentablemente, en el mundo virtual no existe la manera de percibir eso que solo vemos al realmente MIRAR Y CONECTAR con el otro.

cyber-bullying-finalcolor-960x480

¿Cómo logramos proteger y acompañar a nuestros niños en este nuevo mundo del cual poco conocemos y entendemos? Lo fundamental es entender que prohibiendo su uso, solo logro que lo hagan escondido. Eso no los ayuda y tampoco nos desafía a nosotros como padres en la crianza. Educar va mucho más allá de prohibir. Entonces será importante, seguir al menos estos 5 pasos para que la tecnología en nuestros hijos, no tenga los efectos nocivos que hoy vemos en adolescentes y niños:

  1. Normar: Al decidir incluir la tecnología en la vida de nuestros hijos es vital que venga acompañada de reglas claras. Ellas deben ser conversadas y deben tener un trasfondo importante para explicarle a mi hijo y para que yo pueda -como padre- sostenerla. Las reglas deben tener sentido para ellos y para nosotros. Por ejemplo, en mi casa mi hijo no tendrá celular hasta los 12 años y él debe entender por qué es esa decisión. Además, existe la regla de que no hay pantallas en la casa de lunes a jueves, porque en la semana el tiempo es para el estudio y disfrutar del tiempo libre, que queda destinado al juego, la creatividad y el aburrimiento. Si tienen hijos con celulares, pueden poner otras reglas como: no hay celulares a la hora de comida, porque es momento de conversar y conectarnos, después de las 21:00 los teléfonos quedan en mi pieza porque es el turno del descanso, etc. Si no logramos poner normas cuando son chicos, menos será posible en su adolescencia. Las reglas son sanas, enseñan y los hacen sentir queridos. Con las normas cuidamos y protegemos.
  2. Conocer: Lo segundo es entender que si estoy dispuesto a entregar acceso a la tecnología, deberé ser esa persona que les enseñe a “manejar ese auto nuevo” y debemos saber que tomar en cuenta la edad en la que entregamos un celular es vital. Si les regalamos un celular a los 11 años, debemos saber que querrán tener redes sociales, y que estas son para mayores de 14 años. ¿Estamos dispuestos a que mientan para tenerlas? ¿o daremos la batalla de ser consistentes y de que la mentira no la abalamos bajo ninguna circunstancia?. Para poder ser ese profesor de manejo, necesitaré conocer de las redes sociales, saber de lo que hablan, cómo se hablan, qué postean, cuáles son las aplicaciones que usan, y a que edades están permitidas. Tenemos que ser amigos de nuestros hijos en su mundo virtual, si no, no habrá posibilidad de hablar su idioma y acompañarlos.

416108-estudio-revela-que-tecnologia-3d-no-es-buena-ninos-pequenos

  1. Conversación: Abrir espacios de conversación donde lo central sea poder educar en la empatía y asertividad. Intentemos hablar de distintos escenarios, abrir diálogos donde les preguntemos: ¿qué habrías hecho tú? ¿cuál hubiera sido una mejor solución? ¿cómo te hubieras sentido tú? Llevémoslos a reflexionar, no sirve de nada darles el sermón: “de tratar al otro con cariño y ponerse en el lugar del otro”. Deben descubrirlo ellos a través de preguntas que invitan a la reflexión y al encuentro.
  2. Acompañar: Que tus hijos tengan la certeza de que siempre y digo SIEMPRE pueden acudir a ti para pedir ayuda. Si son ellos los que agreden o si son los agredidos o si incluso son los testigos y no saben qué hacer. Nosotros somos el canal fundamental para que puedan pedir ayuda, en el momento preciso. No importando lo que hayan hecho, que siempre confíen que estaremos ahí para ayudarlos y no para juzgar su actuar. Esto solo se logra conversando, no castigando, sino llevándolos a reflexionar y acompañándolos en poder reparar sus actos, buscando nuevas soluciones. Es importante encontrar la manera para que sean capaces de distinguir que es lo deben hacer en las distintas situaciones, mostrarles por ejemplo que siendo testigos pasivos, que abalen a través de likes o risas, es también maltratar y que al decidir hacer algo distinto frente a lo que se ve, podría generar un gran impacto en otros, proteger a la víctima o hacer que el resto del grupo también detenga las agresiones.
  3. Formar y modelar: Formar en valores claros y profundos, donde exista la importancia del respeto con todos, la acogida a las diferencias y la mirada compasiva al otro. Lo más importante….hay que partir por casa!. ¡Somos modelo! soltemos los celulares, conectemos con nuestros hijos, no enjuiciemos al otro o no lo separemos por ser diferente. Seamos humildes como papás y reconozcamos cuando nos hemos equivocado, eso forma más que mil palabras vacías.

alojar-des-conexion

No podemos prohibir eternamente, no podemos asustarnos y entonces evitar todo tema complejo que aparezca. Debemos enfrentar que este es el mundo que nos tocó como padres y este es el mundo que les tocó a nuestros hijos. Por favor seamos conscientes: ellos están mucho más expuestos al riesgo de lo que creemos, entonces NO LOS DEJEMOS SOLOS….

María José Lacámara

joselacamara@gmail.com

12 comentarios en “Tecnología: No los dejemos solos…

  1. Paulina dijo:

    Excelente!!! Yo hacía lo mismo y algo más : teléfono a los 12 años, hasta las 9, no usarlo en el colegio, y saber TODAS las claves ( teléfono y Facebook, que era lo que había hace 6 años). Y si quería ver el teléfono, no aceptaba un NO por respuesta, y era con ellas ahí. Así descubrí cosas feas. Pero así mismo supieron que podían confiar. Aún así, creo que a los 12 solo debería ser un “teléfono” lo q reciban. No un aparato lleno de apps por más que digan que no van a hacer algo mal, igual pueden caer. No todos tienen la madurez que se necesita a los 12. A mi 3ª hija le puse otra condición además de la edad: notas. Sin excelentes notas no hay teléfono.

    Me gusta

    • Jose Lacamara dijo:

      Hola!!! Siii hay miles de ideas, no las puse todas! El tema es encontrar es normas y dejarlas claras. Tb creo que no se debe dar un telefono de regalo, porque es darle demasiado peso y te quita maniobrabilidad en terminos de como normar porque despues el telefono “es suyo” o “es su regalo”. Otra idea es poner un contrato y que lo firmen asi queda concreto y explicito. Lo unico en lo que no estoy de acuerdo es en ponerlo como premio….ni premio ni castigo o sino le seguimos entregando infinito valor para ellos. Ojala un telefono viejo, roto y con la bateria mala. Ese que sobro. Nunca un premio, ultimo modelo y menos un castigo…seguimos entregandole infinito valor.
      Gracias por comentar!!!! Besotes

      Me gusta

  2. Daniela Villavicencio dijo:

    Realmente un excelente articulo, muchas felicitaciones a la autora Maria Jose, toca realmente puntos claves en la enseñanza de nuestros pequeños y nos ayuda a enfrentar un mundo en el cual nosotros no crecimos..me encanto,..muy muy bueno

    Me gusta

  3. Paula Lopez U. dijo:

    Muy buen articulo Jose! Clarificador, criterioso y preventivo. Para bien o para mal, el nucleo del mundo que le toco vivir a nuestros hijos es la tecnologia. Ella reemplaza hoy en dia todas las carencias: la timidez, el aburrimiento e incluso el mal humor.
    Soy una convencida que, como padres,hay que sumarse a este nuevo mundo, actualizandonos, informandonos siendo activos e involucrados en el proceso de incorporacion de esta herramienta tanto en nuestras vidas como en la de nuestros niños. Prevenir y normar es cuidar!!!!
    Gracias!!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s