Culpa materna: ¿Por qué abandonarla?

Soy una convencida que todas las madres venimos acompañadas de ese sentimiento que se llama culpa. Soy madre y psicóloga, y a ratos tiendo a ser culposa, digo a ratos porque es algo que he logrado trabajar desde lo racional, entendiendo que la culpa no nos lleva a nada positivo. Hoy quiero compartirles mi experiencia personal, solo para ver si puedo ayudar a esas madres culposas y a esos padres a poder entendernos y ayudarnos con esto. Los invito a dar un vuelco en la mirada y dejar de  lado,  esa carga enorme que conlleva la culpa.

Scared baby against crazy mother

La mujer hace ya bastantes años hemos ido cambiando nuestro rol de pasar a ser dueñas de casa abnegadas, hemos pasado a ser no solo dueñas de casa, sino también trabajadoras, amigas, pareja, hijas y madres sobre exigidas. El mundo en que vivimos hoy, además no nos acompaña, corre más rápido de lo que quisiéramos y vivimos o sobrevivimos llenas de requerimientos tanto internos como externos. Tenemos que preocuparnos de la casa, la logística, el estudio de los niños, los regalos de cumpleaños, los almuerzos domingueros, pedir las horas al dentista, doctor, psicopedagoga, psicóloga, terapeuta ocupacional, llevar a los niños a talleres, hacer las compras, organizar la semana….. uf! podría seguir eternamente. Además de esto tenemos el desafío de poder compatibilizar todo eso que demanda el ser madre, con el poder hacer lo que a uno le gusta. Eso con lo que uno vibra y se inspira, y no solo hacerlo, sino lograr disfrutarlo y tener la tranquilidad que estando ahí uno también está haciendo lo correcto. Que al dejar la casa, los niños y a la pareja por un tiempo de lado, también estamos logrando metas y siendo felices.

Image result for culpa materna

Dicen que somos “multitasking” y el mundo se provecha de eso y nos exige  ratificarlo diariamente, debemos cumplir con TODO y además no olvidarnos que tenemos hijos, que los trajimos al mundo para llenarlos de amor, contención, cariño y tiempo. ¿Cómo lo hacemos? ¿Cómo logramos entregar todo ese amor compatibilizando las mil y un tareas impuestas? Y si vamos más lejos, ¿Cómo logramos tener un minuto para nosotras solas sin sentir culpa alguna de que estamos dejando de hacer algo que “deberíamos” estar haciendo? Hace unos años, pasé por todas estas preguntas, no podía disfrutar de ningún minuto para mí porque me sentía culpable de dejar a mis niños y no estar dándoles “todo aquello que ellos necesitaban”. ¿Cómo iba a estar disfrutando un café con las amigas si en realidad con el poco tiempo que tenía “debía” estar en la plaza con ellos? Estaba en una constante guerra interna entre lo que “debía” cumplir y lo que quería hacer. El resultado: no disfrutar ninguna de las dos cosas; ni el café con mis amigas, ni aquella linda y preciada tarde de plaza.

Image result for culpa materna

Fue en este minuto cuando necesite darle una segunda mirada a este sentimiento de culpa, ¿Cómo poder deshacerse de él? Lo primero y más clarificador, es darse cuenta que nada de lo que uno se propone desde el deber y la culpa lo está disfrutando, solo le quita todo tipo de goce a la experiencia, cualquiera que esta sea. Es más, la culpa no solo no nos deja disfrutar, sino que la mayoría de las veces saca lo peor de nosotras mismas, estar enojadas, frustradas o rabiosas, por aquello que queríamos hacer y no pudimos. Finalmente nuestros niños van obteniendo la peor versión de nuestro ser,  una mamá que está en la plaza pero sin querer estar o una mamá jugando pero pensando en las otras cosas que tiene que hacer. El mensaje es claro, en la medida que yo me deshago de esa culpa y logro distinguir y elegir donde realmente quiero estar, voy a lograr entregar ese amor del bueno, ese cariño real de querer ESTAR con el otro.

Image result for culpa materna

La clave está en que como mujeres logremos decidir comenzar a darnos minutos para nosotras mismas, decidir poder revelarles a nuestros hijos como también vibramos y gozamos con lo que hacemos fuera de casa…..finalmente tener el poder de decidir no ser perfectas. Porque la verdad es que no lo somos, es más no creo en ese concepto, solo creo que lo perfecto aparece cuando logramos conectarnos con las necesidades del otro, y logramos dar lo mejor de nosotros mismos, que muchas veces no es perfecto. Como mujeres debemos luchar por darles a nuestros hijos la mejor versión de nosotras mismas, pero esto solo ocurrirá en la medida que logremos ser felices, pedir ayuda y disfrutar cada momento que ELIJO estar con ellos, SIN CULPAS.

Image result for culpa materna

Es desde aquí, que podemos comenzar a disfrutar cada instante, cada minuto en el trabajo, en la casa, en la plaza o en el supermercado (aunque quizás esto último es mucho pedir). Finalmente al elegir no preocuparnos de cada detalle, aprendemos a soltar y a delegar, a confiar en que nuestra pareja también puede suplir tiempos, cariño y tareas. Podemos ser libres y elegir en qué queremos ser buenas, pero por sobre todo disfrutar eso que estamos eligiendo. Sin culpas finalmente podemos darle a nuestros hijos y al mundo la mejor versión de nosotras mismas, la mejor mamá que les pudo haber tocado, porque sin duda ya sabremos y confiaremos en que estaremos haciendo todo lo posible por entregarles esa mejor versión. La culpa solo es una piedra en el zapato que no nos deja disfrutar de caminar en ese lindo paisaje que es la vida.

Mother and her child daughter

Todo esto es un trabajo que debemos hacer día a día, porque tal como una compañera intrusa, la culpa puede venir a visitarnos sin ser llamada, es entonces cuando debemos decirnos todo lo que ya hemos descubierto. Volver a repetirnos “no soy perfecta y les estoy entregando mi mejor versión”. Uno siempre podrá decidir dejar a esta compañera intrusa fuera de nuestras vidas, convencidas de que no nos aporta, que solo nos hace alejarnos del disfrute de aquellos momentos y que finalmente termina mostrándoles a nuestros hijos a esa mamá que no quieren ver.

Las invito a pensar en sus múltiples tareas, reflexionemos acerca de qué es lo que puedo soltar, y de qué es lo que realmente quiero hacer. Escuchemos nuestros “quieros” y démosles cabida, porque finalmente ahí está el goce y la felicidad del día a día.  Nuestros niños inevitablemente serán parte de esa felicidad y podrán gozar de una mamá que decide estar con ellos sin culpas ni interrupciones, una mamá dispuesta a entregarles amor y cariño incondicional en todo momento….incluso en aquellos que no está….porque decide no estar.

María José Lacámara

joselacamara@gmail.com

 

4 comentarios en “Culpa materna: ¿Por qué abandonarla?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s