Más allá de: “13 Reasons Why”

Este último tiempo se ha hablado mucho de todo ese mundo que rodea a nuestros adolescentes, temas como la serie “13 reasons why” y el juego de la ballena azul, han puesto en la palestra el tema del suicidio adolescente, de la depresión y del bullying escolar. Ahora, estas temáticas siempre han estado presentes, pero hoy se hacen más visibles y conversables.

Diariamente atiendo adolescentes que se ven enfrentados a las mismas problemáticas que Hannah Baker, la protagonista de la serie, una niña bonita, risueña, con una familia funcional y un amigo cercano, que sin darse cuenta va hundiéndose en una depresión debido a distintas razones. Esta situación pasa desapercibida por sus padres, compañeros y más cercanos, Hannah no pide ayuda y los que la rodean no son capaces de vislumbrar todo aquello que esta pasando por su cabeza, mostrándose la mayoría del tiempo, a los ojos del otro como una joven sana. Hoy el suicidio es la segunda causa de muerte en nuestros adolescentes, somos el segundo país de Latinoamérica con las cifras más altas de suicidio, y en el mundo un joven muere al día por esta razón.

13-reasons-why-netflix

¿Qué es lo que está pasando? ¿Qué ocurre que nuestros adolescentes llegan a pensar que la muerte es su mejor salida? Estoy convencida que vivimos en una sociedad cada vez más competitiva e individualista, en la cual los padres anhelamos que nuestros hijos entreguen todo eso que se espera de ellos. Una sociedad donde el error y el dolor no tienen cabida porque eso es propio de cobardes, no de “lo mejores”. Al mismo tiempo, nuestros hijos adolescentes viven expuestos constantemente en las redes sociales, a través de ellas se miden, se observan, se agreden y se degradan. Todos y cada uno de ellos se transforma en voyerista y exhibicionista, los “likes” pasan a ser vitales y los comentarios de aquello que muestran, son su manera de verse y medirse. Viven en un mundo en el que todo su ser se hace más vulnerable, al estar expuesto a miles de miradas enjuiciadoras de sus pares. Un pequeño error puede conocerlo todos quienes lo rodean, ya nada es privado, ni nada propio. Entonces se abre un mundo inmanejable de juicios y miradas de otro, que no saben cómo manejar, porque hoy los conflictos no se enfrentan, no se hablan, se cayan. Quizás sólo podrá escribirlo a través de un mensaje de WhatsApp, el cual, quien lo reciba, puede tomarlo o simplemente ignorarlo enfáticamente dejándolo con un “visto”….una vez más abandonando.

adicb

Tal como muestra la serie, tenemos jóvenes que se alejan de sus padres, que no confían porque piensan que si sus papás saben, se transformarán en un problema para ellos, no serán comprendidos o simplemente serán sermoneados o castigados por ese error que cometieron o que podrían cometer. La relación se vuelve lejana y superficial, porque ellos van cerrando esas puertas para comunicarse y contar aquello que les pasa. Lo que más me impacta día a día, es que tenemos adolescentes que han perdido la fe en ser ayudados y por ende no piden ayuda, ni a sus amigos ni a sus padres, ni a los especialistas. Tenemos adolescentes que sufren y no nos damos cuenta, porque no existen los canales de comunicación que deberíamos ir abriendo en nuestra tarea de ser padres, profesores, amigos o psicólogos.

Como padres de adolescentes, vivimos en un eterno miedo de que nuestro hijo se descarrile, y entonces nuestra herramienta a la mano es poner normas claras, prohibir y castigar cuando ésas no se cumplen. Las malas noticias son que esto solo sigue cerrando los canales de comunicación y van perpetuando el círculo vicioso, en el que el adolescente se va sintiendo cada vez más solo y desamparado, cada vez con más miedo y sin saber qué decisiones tomar. Esto porque ese adulto contenedor que queremos ser como padres, se va transformando desde sus miradas en un padre autoritario, prohibitivo y que no los entiende. Entonces caminan por esta difícil ruta de la adolescencia sin compañía alguna……y quizás lo que no hemos pensado es que es eso justamente lo que nos debería dar más miedo. Si no estamos cerca, no podemos ayudarlos. Necesitamos estar ahí desde una posición de entendimiento profundo, sin juzgar, intentando ponernos en su lugar y llevándolos a la reflexión a través de preguntas.

adolescencia

Como padres nuestra misión hoy es rayar la cancha, pero por sobre todo conocer esa cancha que estoy delimitando y conocer profundamente a ese hijo que estamos coacheando. Si no hacemos este trabajo como una mirada conjunta y sólo prohibimos o “rayamos la cancha”, nuestros hijos se alejarán, harán las cosas a escondidas y entonces los vamos haciendo cada vez más vulnerables a ese medio que los rodea. Creo que como padres debemos ver la serie y cuestionarnos, no negar que esto es algo que está pasando. Los invito a pensar en la relación que tenemos con nuestros hijos, ¿Cuánto los estamos protegiendo realmente? ¿Cuánto los estamos acompañando? ¿Qué tanto sabemos de sus vidas? ¿Cómo abrimos canales de comunicación con ellos? ¿Cómo los acompañamos en el error?

166609

Hanna Baker en su último intento para poder volver encontrarle sentido a la vida, decidió pedir ayuda. Conscientemente decidió buscar a un adulto que pudiera acompañarla. Pero, ¿qué paso que no pudo recurrir a sus padres? Creo que esta serie está hecha para que nosotros podamos reflexionar de aquello que está pasando en la vida de nuestros adolescentes, se torna en una oportunidad de reflexión acerca de lo que podemos hacer distinto, no la desperdiciemos. No sigamos negando que hay temas que hoy ocurren y que nuestros adolescentes DEBEN estar acompañados por nosotros en esto.

María José Lacámara

joselacamara@gmail.com

 

6 comentarios en “Más allá de: “13 Reasons Why”

  1. Pia dijo:

    Me impactó mucho esta serie, en verdad sentí una soledad enorme en cada protagonista adolescente. Hay señales que nos alertan, pero existen muchos padres que igualmente no las quieren ver. Siento que debemos trabajar en estar ahí con nuestros hijos, sin invadir su privacidad, pero que ellos perciban esa pared en donde puedan tocar fondo…sus padres.

    Me gusta

    • Jose Lacamara dijo:

      Francisca yo creo que lo mas importante es poder pensar acerca de lo que vamos haciendo y ver como esto impacta en el otro. Si no esta funcionando pensar como podria hacerlo mejor o de distinta manera.
      Ojala te sirva!! Besos

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s