Yo me equivoco, tu te equivocas: ¡TODOS APRENDEMOS!

¿Cuantas veces no hemos escuchado de nuestros padres, amigos o profesores la frase “de los errores se aprende”? La verdad es que probablemente miles de veces nos hemos escuchado diciéndola incluso nosotros mismos. ¿Pero quien nos enseña a aprender de esos errores?¿cómo lo hacemos?.  La oportunidad de equivocarse en eso que uno hace o en eso que uno se propone te da la fuerza y el impulso para tratar de nuevo de manera diferente. Pero ¿cómo o quién nos entrega ese impulso para seguir adelante y no hundirnos en el intento?.  Probablemente como adultos ya tenemos esa capacidad desarrollada, somos capaces de ponerle el hombro a las dificultades, ver que cada crisis tiene una salida, una luz que te muestra una manera distinta de hacer las cosas. El error nos lleva al aprendizaje, incluso me atrevería a decir que sin él no avanzamos, nos estancamos, no crecemos y no sabemos para dónde queremos ir.

error-crianza-nic3b1o3

¿Cómo podemos tolerar el error en nuestros niños y además de solo tolerarlo ayudarlos a aprender de él?.  Suena incluso tonto que el desafío sea que podamos tolerar sus errores, pero a veces nuestra meta más pequeña será esa. Los invito a preguntarse primero que todo ¿Cuánto soy capaz de tolerar los errores de mis hijos? No es fácil esta pregunta, muchas veces la poca capacidad de tolerar nuestros propios errores se refleja en lo que les pedimos a ellos. En ocasiones la difícil tarea de que no se equivoquen, de que no sean niños, de que sepan cómo y cuándo actuar de cierta manera en determinadas situaciones, se torna algo obvio y que damos por hecho. Muchas veces como papás solo nos quedamos en los “no deberías” “ya aprenderás” “eso no se hace”. Sin duda, nosotros tenemos un mundo de oportunidades y respuestas cuando nos vemos enfrentados a nuestros propios errores. ¿Cómo podemos entregarles esas herramientas a nuestros hijos? ¿Cómo lograr que nuestro hijo viva la equivocación como una oportunidad de aprendizaje? Lo primero es estar seguros nosotros como padres de que los errores son efectivamente una puerta a nuevas posibilidades y que al permitir que se equivoquen, estamos abriendo nuevos caminos alternativos en sus vidas.

mistake-1966448_1920

Cuando nuestros hijos comenten errores se torna vital poder conversar del error, entender que fue lo que pasó, que lo llevó a eso, en que estaba pensando y como se sentía en ese momento. La mayoría de las veces, tras un error o equivocación solo viene un reto, y entonces probablemente nuestros hijos saben que es algo que no se hace ¿pero entienden por qué no?. Cuantas veces de aquellos errores que cometemos nosotros mismos como adultos, tenemos que pensarlos una y otra vez para entender que fue lo que no resultó y donde fue que me equivoque, probablemente miles de veces nos encontramos preguntándonos más de la cuenta que fue lo que pasó. Entonces darles el espacio a nuestros niños para poder entender el error y ayudarlos a encontrar esas respuestas será vital en su proceso de aprendizaje. Nuestro desafío es poder prestarles todas esas preguntas que lo llevaran a un proceso de reflexión.

erroreducasexo-p

Una vez que somos capaces de entender nuestros errores, podemos entrar en una etapa de aprendizaje y reparación. Sabemos que tenemos que hacer algo distinto, pero muchas veces no sabemos qué, sin embargo tenemos la capacidad para pensar y repensar las distintas maneras en que podríamos mejorar o hacer algo completamente diferente. Con nuestros niños es muy importante que sean capaces de hacerse las mismas preguntas ¿Qué podría haber hecho distinto? ¿Cómo se habrá sentido el que estaba al lado mío? ¿Cómo me sentiría yo si fuera él? ¿Qué aprendo de este error? ¿Qué me gustaría que fuera distinto la próxima vez? ¿Qué necesito para que eso ocurra? lo mágico e importante de todo esto es que nuestros hijos aprenderán a preguntarse esto solo si nosotros como padres somos capaces de ayudarlos y reflejarles este camino.

ninopromedio-p

Créanme que esto no será una tarea fácil, ya que implica respirar profundo y tomarse un tiempo para poder enfrentar desde un estado emocional tranquilo la equivocación de tu hijo. Con mi propio hijo vi la diferencia cuando fui capaz de hacer este ejercicio, y aunque no fue tarea fácil estoy segura que su aprendizaje fue mucho mayor a que si simplemente me hubiera enojado (que creanme que es lo que hago la mayoría de las veces, ya que como dije enfrentar de manera distinta es todo un desafío). En esa ocasión el tiro el control del play station a la televisión, dejándola absolutamente rota e inutilizable, en vez de gritar como una loca, decidí….y digo decidí porque esto se decide, hacerlo de una manera distinta. Le dije que pensara en lo que había hecho y que cuando llegara el papá lo hablaríamos los tres. Cuando llegó y en un ambiente calmado, pudimos hablar de que había pasado, como se había sentido, como se sentía ahora, que creía el que deberíamos hacer nosotros, y que debía hacer él. Fue capaz de reconocer su error, buscar una nueva posibilidad de enmendarlo, aprendió el valor de las cosas y hoy creo que es un niño mucho más cuidadoso con sus cosas y las del otro. En esa conversación vi cambios, vi reflexión, vi cariño, vi aprendizaje y más que nada vi a un niño abierto a pedir perdón y dispuesto a querer hacer las cosas de manera distinta. No tengo la menor duda que esa manera de enfrentar las dificultades le suma estrategias y herramientas para su vida. También es cierto que esto es un gran desafío para nosotros como padres, ya que implica reflexión, tranquilidad, pensar y tomar una decisión distinta al minuto de ver los errores que cometen nuestros niños. Soy una convencida de que si al menos logramos aplicar esto 1 de cada 4 veces ya estamos produciendo un cambio tremendo en nuestros hijos.

Image result for NIÑOS error

Finalmente después de una equivocación, podremos cultivar y abrir un campo de posibilidades para el futuro. Sabremos qué es lo que aprendimos de aquello que ocurrió y por sobretodo tendremos claro que será lo que quiero que ocurra distinto en el futuro. Si somos capaces que nuestros niños hagan ese mismo trabajo frente a aquello que nos les resulta o hicieron mal, lograremos que cada equivocación se torne en una nueva posibilidad y oportunidad de cambio y aprendizaje. Sin darnos cuenta los permitimos alejarse de esa exigencia implícita a ser perfectos para sus padres y les pavimentamos un camino donde la sombra también es vivida como luz, porque si somos adultos resilientes y queremos hijos resilientes, el proceso de aprendizaje frente al error debe ser vivido como algo positivo, un proceso que nos entrega el valor, la posibilidad y la motivación para hacer las cosas de distinta manera.

María José Lacámara

joselacamara@gmail.com

7 comentarios en “Yo me equivoco, tu te equivocas: ¡TODOS APRENDEMOS!

    • Jose Lacamara dijo:

      Linda Pia!! Nunca es demasiado tarde! También podemos hacerlo con nosotros mismos! Poder ver el error como una oportunidad de aprendizaje siempre pero SIEMPRE abre nuevos y mejores caminos. Ahora a compartir la publicación para que a muchos más les pueda servir! Beostes

      Me gusta

  1. lapsicologiaesmivida dijo:

    Muy importante artículo y muy acertado. A veces esperamos demasiado de nuestros hijos y nos olvidamos que son niños y que cada uno lleva una etapa que debe quemar, privarle de jugar y correr solo porque no queremos que se caigan es frustrarle su infancia.
    Esperar que actúan como adultos y conozcan bien los conceptos de causa y efecto es otro error gravísimo ya que en si son niños, no podemos forzarles a comportarse de otra manera. Si en primer lugar conocemos las etapas del desarrollo físico, cognitivo y psicosocial podremos notar que cosas puede hacer un niño y que no. Si también empleamos la comunicación efectiva y el refuerzo positivo de las buenas conductas estaremos dando una excelente crianza.

    Me gusta

      • lapsicologiaesmivida dijo:

        Así es Jose, en verdad la comunicación efectiva con los hijos no solo es buena para los niños, sino también para los padres, ya que sera mas fácil llevar la paternidad, si todos la aplicáramos el mundo seria mejor, solo nos queda poner nuestro granito de arena.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s